Sidebar Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

¡Esta canción es la más censurada de la historia! 

En 1969, fue una fecha que estremeció al mundo pues vio la luz la canción  “Je t’aime… moi non plus” (Te amo… yo tampoco) de Serge Gainsbourg. En la canción participó Jane Birkin, una actriz y cantante francesa muy popular del Siglo XX.

La letra no era ningún problema, pues aunque enunciaba un amor apasionado entre una pareja, no era para escandalizarse. Lo que realmente hizo que la sociedad pidiera sacarla de las estaciones de radio era la forma en la que era interpretada y su realización describiéndola como la canción más sensual y erótica de todos los tiempos.

Gainsbourg era un compositor y cantante muy conocido en Francia, pues gracias a ganar el concurso de Eurovisión con el sencillo Poupée de cire, poupée du son interpretado por France Gall y sus letras jueguetonas alcanzó la fama mundial.

El hombre no era nada atractivo, de acuerdo a muchos críticos, sin embargo, muchas mujeres hermosas suspiraban por el. “Puede que sea feo”, decía Gainsbourg “Pero la fealdad es más fuerte que la belleza: al menos esta dura para siempre”.

Una canción polémica

Desde el principio, el sencillo se vio envuelto en la polémica, pues de acuerdo a varios medios de la época, la canción fue pensada en un principio para la cantante Brigitte Bardot. Después tomó los acordes de A Whiter Shade of Pale, del el grupo Procol Harum, la cual ocupaba el número uno en la radio francesa ese verano.

Además, Serge se inspiró en un discurso de Salvador Dalí del que su primera mujer, Elisabeth Levitsky, había sido asistente. “Picasso es español. Yo, también. Picasso es un genio. Yo, también. Picasso es un comunista. Yo, tampoco”, de ahí el nombre “Te amo…yo tampoco”.

Jane Birkin en ese tiempo estaba casada con Gunter Sachs, sin embargo, sostuvo un romance con Serge durante la grabación y días después.

De acuerdo al técnico de sonido al cantar: “Je vais et je viens, entre tes reins” (Voy y vengo, entre tus caderas); “Tu es la vague, moi l’île nue” (Tú eres la ola, yo la isla desnuda); “L’amour physique est sans issue” (El amor físico es un callejón sin salida); para hacer más creíbles sus susurros la pareja se había “tocado” ante los micrófonos.

Con medio país escandalizado, el esposo de la cantante amenazó a la emisora con llevarla a los tribunales mientras Brigitte convencía a Gainsbourg de que no incluyera la grabación en su inminente disco.

Tanta fue la controversia que causó que por esta canción la portada del álbum, editado en febrero de 1969, especificaba que su contenido no era recomendable para menores de 21 años. Se prohibió su difusión en las radios italianas y también fue censurada en otros países. Hasta el Vaticano pidió la retirada de la canción, condenándola al infierno, a través de L’Osservatore Romano. 

Para desacreditarla algunos críticos dijeron que Birkin era menor de edad, que había representado un acto sexual directo. Nunca antes una canción había dejado tan poco a la imaginación, afirmaban.

Sin embargo aquella pegatina no evitó el revuelo y el morbo de la gente, pues las ventas de discos se elevaron, pues en Inglaterra ocupó el número uno en la lista y se mantuvo en ellas 33 semanas. Vendió un millón de copias.