Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

La crisis económica obliga a los adolescentes a trabajar

Hoy 12 de junio es el Día Internacional contra el trabajo infantil. La pandemia mundial de Coronavirus ha provocado que en las familias que sufren pobreza moderada o extrema, si el progenitor pierde su trabajo, los hijos especialmente los adolescentes entran de apoyo para sacar adelante las necesidades básicas de la familia.

Ya está presentándose el fenómeno de abandono escolar, reconoció en entrevista para El Heraldo de México, Amanda Marisol Cabrera, del Colectivo Pro Derechos de la Niñez A.C.

Particularmente, adolescentes es lo que hemos detectado en la institución (CODENI), no les es posible implementar el tiempo para sus estudios en línea y además tienen esa responsabilidad económica de apoyar a sus familias. 

De acuerdo con datos de UNICEF la crisis económica derivada del Coronavirus provocará que hasta 86 millones de niños caigan en condiciones de pobreza alrededor del mundo. El porcentaje de aumento de la pobreza calculado para los países de América Latina es del 22%.

Los hijos mayores pero que aún no terminan la educación básica son los que están abandonando sus clases. El hábito de estudio se rompió hace tres meses cuando iniciaron las clases virtuales.

Particularmente derivado de esta crisis por la pandemia, los niños y niñas que se ven orillados a trabajar para apoyar la subsistencia de sus familias, ellos puedan ver garantizados sus derechos a la educación, salud, descanso.

Ya que hemos visto que han optado por abandonar ya sea temporal o definitivamente sus estudios, porque no les es posible seguir la modalidad en línea que se ha implementado de forma generalizada, estamos hablando de familias que no tienen acceso a Internet, celular o computadora en casa

COENI lanza un llamado a las autoridades para que los programas sociales en realidad apoyen a estos jóvenes a continuar con sus estudios, particularmente durante la actual crisis por COVID-19, la cual genera condiciones sociales y económicas extraordinarias.

Que se implementen programas de protección social, reales, que en verdad beneficien a las familias y que estos chicos aunque tengan que apoyar a sus familias económicamente también puedan continuar con sus estudios y garantizando sus derechos a la educación, salud y descanso.

Las familias dedicadas al comercio informal, que acompaña CODENI, han optado por realizar la venta de cubrebocas en la vía pública. Otros menores están pasando solos esta emergencia sanitaria.

También se han visto afectados por la gran cantidad de tiempo que pasan solos en casa mientras mamá y papá salen a trabajar. Existe un descuido que los expone a diversas situaciones de riesgo, ademásque terminan desempeñando trabajos domésticos y de cuidados con otros niños, señaló el trabajador social Miguel Ángel Preciado López.