Sidebar Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Parangaricutiro enterrado en lava petrificada

La belleza de Michoacán son más de mariposas monarca o exquisita gastronomía, sus pueblos cuentan historias y leyendas mágicas que pocos conocen como el San Juan Parangaricutiro.

Su pueblo es si es como cualquier otro, con iglesias, calles empedradas y casas de adobe y barro que dan un toque único a sus entidades, sin embargo, su atractivo turístico es la Iglesia de San Juan Parangaricutiro, el reciento religiosos hundido en lava petrificada.

El volcán Paricutín, ubicado a unos metros del pueblo, hizo erupción el 20 de febrero de 1943, teniendo una actividad volcánica durante 9 años consecutivos y que dejó a la iglesia de San Juan y gran parte bajo lava ardiente.

Dicha lava hizo un recorrido de 10 kilómetros, y los vestigios negros y solitarios aún son palpables.

Lo único que quedó de este sitio son vestigios de la iglesia, la cual sobreviven los campanarios y la mitad del altar. Aquí cientos de turistas recorren y escalan las rocas petrificadas para llegar al santuario. 

¿Cómo llegar?

Puedes llegar por la carretera número 15, procedentes de Morelia rumbo a Uruapan. Pasarán la carretera 37 rumbo a Paracho y poco antes de llegar a Capácuaro hay una desviación que debes tomar a la derecha hacia Angahuan y ahí comenzará la aventura.