Sidebar Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Sigue estos pasos para evitar fraudes bancarios

Durante la cuarentena han aumentado los casos de fraudes cibernéticos debido a que los criminales han tenido que cambiar su modelo de actuación debido a la cuarentena.

Es por esta razón que los usuarios de servicios financieros en línea deben tener cuidado con la forma en la que manejan sus recursos a fin de evitar ser víctima de estos delincuentes.

Instituciones bancarias como Santander, Banorte, Citibanamex, BBVA, así como la Comisión para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) han lanzado diversos comunicados en los que han informado a los clientes sobre la forma en la que operan estos defraudadores. 

Ser formal

Las transacciones hechas por los consumidores estarán más protegidas en el sector reconocido, por lo que se recomienda que no se hagan intercambios bancarios con operadores que no tengan prestigio en el país.

Esto, además de garantizar los depósitos, también cuenta con seguros para evitar que se pierdan los ingresos que fueron inyectados a sus cuentas o transferidos a otros usuarios.

Comprobates

Ninguna negociación sobre tasas de interés o depósito se debe hacer sin un comprobante que dé certeza al cuentahabiente, debido a que sin estos documentos los acuerdos no serán legales o amparados por las empresas.

En caso de que se prometa algún beneficio solamente sostenido en la palabra de un agente de cuenta, el cliente podría estar siendo víctima de un fraude, por lo cual debe notificar al responsable del banco.

Regulados

Todo cliente tiene la responsabilidad de que la asociación en la que deposita su dinero esté regulada por las organizaciones correspondientes como Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En caso de que se garantice que estas organizaciones son vigiladas por entes como la Profeco se tiene que desconfiar, debido a que esta institución no tiene ningún papel rector en los servicios financieros.

Pedir documentos

Si una empresa asegura que está siendo vigilada por alguna de organización estatal para impedir fraudes, es necesario que se compruebe esta información y que los usuarios revisen tal evidencia, sobre todo en los casos de bancos poco conocidos.

Préstamos sin cobros

Cualquier entidad financiera que pida un depósito como garantía de cualquier préstamo está incurriendo en un fraude. No hay ningún servicio financiero formal que pida dinero a cambio de prestar alguna suma.

Tasas descontroladas

Las personas que firman cualquier acuerdo con una empresa bancaria deben revisar los lineamientos de éste a fin de evitar que se les hagan cobros desmedidos en cuanto a las tasas de interés.

Para evitar esto, los cuentahabientes deben conocer el aproximado de las cuotas que piden los bancos por el préstamo, así como las sanciones a las que se pueden hacer acreedores por no pagar oportunamente.

Créditos preaprobados

Los préstamos preaprobados suelen estar relacionados con condiciones poco benéficas para los consumidores, además, estos no existen de forma oficial.

En muchos casos sirven de enganche para las personas que necesitan dinero; sin embargo, en el marco legal, todos los financiamientos deben pasar por los mismos pasos para ser iniciados.

Cuidado de su asesor

Los inversionistas o las personas que depositen su capital en un banco deben estar al pendiente de todas sus transacciones y de quién las apoya al momento del trámite.

Esto permitirá saber la cadena de personas involucradas en los intercambios monetarios y poder rastrear cualquier mal manejo en las finanzas por parte de un empleado. 

Operaciones dentro del banco

Ninguna operación debe hacerse fuera de la institución bancaria o de sus plataformas de atención, aunque se brinde un comprobante.

Pese a que el papel puede ser un documento que permita iniciar una querella, no hay protección a las personas en casos de que se haya cometido una falsificación de este tipo de papeles, ya que la entidad financiera puede optar por decir que no fue emitido por su personal o dentro de sus instalaciones.

Sea desconfiado

La mejor arma para evitar caer en fraudes es preguntar sobre todos los procesos y no dejar nada al 100 por ciento en las manos de los responsables de los bancos.

Esto permitirá notar cualquier operación sospechosa o en la que haya problemas de mal manejo.